miércoles, 18 de abril de 2018

Del boom al crack

En 1987, Francisco Solano López (1928-2011), el dibujante de El Eternauta, envió una carta al editor de Fantagraphics Gary Groth tras leer la introducción de Prime Cuts, una antología que acababa de publicar la editorial estadounidense. En su misiva, el dibujante argentino se mostraba en sintonía con las opiniones de Groth y hablaba de un cómic «no comercial», como «forma de expresión», que estaba aún «muy en sus comienzos». Solano López añadía:


Incluso su propio nombre, «cómic», no encaja bien con ese tipo de trabajo que estamos produciendo. De todos modos, creo que si chalados como usted, y Carlos Sampayo, José Muñoz, y nosotros, seguimos insistiendo en esta línea, el «cómic» o cualquiera que sea el nombre, como la poesía, no morirá y, por qué no, seguirá madurando.1
 
La carta de Solano López incluía muestras de Ana (1983-1984),2 una historieta larga que había realizado por su cuenta junto a su hijo Gabriel. Su principal problema, explicaba a Groth, fue encontrar una publicación en la que encajase; después de muchas negociaciones, consiguió publicarla en España. En concreto, en la revista Comix Internacional.


Antes del boom

 
Comix Internacional era una de las revistas que el agente barcelonés Josep Toutain (1932-1997) editaba a comienzos de los ochenta, basadas principalmente en la ficción de género y realizadas por autores nacionales e internacionales, revistas que formaron parte de lo que se llamaría el boom del «cómic adulto» español. El modelo de Toutain había surgido, sin embargo, en la década previa, con las publicaciones de Ibero Mundial de Ediciones y Garbo Editorial, por un lado, y la revista Totem, por otro. 


----
1 | La carta, mecanografiada, aparece reproducida íntegramente en Spurgeon, T. y Dean, M. (ed.). We Told You So. Comics as Art. Seattle, Fantagraphics Books, 2016, p. 197. Traducción del inglés propia.
2 | Seriada en Comix Internacional entre los n.ºs 31 (1983) y 40 (1984).

------------------------------------

Así comienza el capítulo que he tenido el gusto de investigar y escribir para la antología que acaba de publicar Diminuta Editorial, Del boom al crack. La explosión del cómic adulto en España (1977-1995). Mi capítulo está dedicado a las revistas españolas de los ochenta de ficción de género, pero yo que usted, forastero, no me perdería el libro porque contiene cantidad de material poco difundido, también visual, con capítulos espléndidos de otros colaboradores dedicados a diversos aspectos en torno al mismo tema, el boom del cómic en la España de esa época.     

El libro lo ha coordinado con infinita paciencia y dedicación Gerardo Vilches, que escribe asimismo la introdución, y cuenta con textos de Daniel Ausente, Jordi Riera, Roser Messa, Rubén Lardín, Roberto Bartual, Álvaro Pons, Octavio Beares, Marika Vila y Julio Andrés Gracia Lana (por orden de aparición en el libro). Atención igualmente a las entrevistas que realizan Lardín y Ausente a, respectivamente, Emilio Bernárdez (Ediciones La Cúpula) y Rafa Martínez (Norma Editorial), con testimonios inéditos sobre aquella época del cómic en España.

El libro se puede comprar en librerías o por internet (aquí)


Diseño gráfico de Blanca Hernández y Marta Sansa

jueves, 29 de marzo de 2018

cómics en Rockdelux abril 2018

Foto de Angel Olsen: Kylie Coutts; diseño de Gemma Alberich
¡Paren máquinas! O, mejor dicho, vuelvan a ponerlas en marcha: llega el número de abril de Rockdelux, con portada y entrevista exclusiva dedicadas a Angel Olsen. En la sección de cómic se puede encontrar este mes:  

“Poder Negro al asalto de la cultura pop”,  un artículo de Daniel Ausente en el que escribe, al hilo del fenómeno sociológico Black Panther the movie, sobre Ta-Nehisi Coates y otros escritores afroamericanos como Roxane Gay y Yona Harvey que se aplican desde hace un par de años a guionizar series de superhéroes como Pantera Negra (Panini). Y las que están al caer.

Reseñas de:  
Poulou y el resto de mi familia (Sapristi), una memoria familiar de Camille Vannier de gran libertad formal y politonal, del humorismo al “drama-queen”, que reseña Isabel Cortés;  
El show de Albert Monteys (¡Caramba!), un cómic obviamente de Albert Monteys que recoge sus tiras para la extinta y añorada Orgullo y Satisfacción y que reseña un entusiasmado Xavi Serra; 
¡Cuidado, que te asesinas! (La Cúpula), un “esperpento psicodélico” de Lorenzo Montatore, a decir de Gerardo Vilches, que lo reseña igual de entusiasmado; 
—el retorno de Chema Peral con Budapest (La Cúpula), un “viaje alucinante” según su reseñista, Alex Serrano; 
En la cocina con Kafka (Salamandra Graphic), del escocés Tom Gauld, otra muestra de sus tiras de humor “inteligente” (siempre me encantó la etiqueta) pero también “literario”, que reseña Elizabeth Casillas; 
—la nueva (gran) obra de Emmanuel Guibert, Martha y Alan (Salamandra Graphic), tercera entrega de sus memorias del amigo muerto, Alan Ingram Cope (1925-1999), que reseña un servidor y sobre la que, me imagino, alguien entrará en el debate de “si esto es cómic o no es cómic” debido a sus investigaciones formales en la frontera entre el cómic tradicional y el cuento ilustrado... como si lo que fuese CÓMIC estuviera “escrito en piedra” de modo ideal / esencialista, en lugar de ser una forma cambiante a través de los años que hoy, tras la explosión de la novela gráfica, se expande hacia nuevos horizontes. Si la forma es contenido, como por supuesto es, preguntarse por esas convenciones formales del pasado para jugar con ellas o simplemente ignorarlas, como hace Guibert en Martha y Alan a la hora de buscar modos de representación de los recuerdos de otra persona, es preguntarse por el presente y futuro del cómic. Cómics expandidos, les llama Jorge Carrión en un artículo reciente publicado en Jot Down.

Doble página de Martha & Alan (2016), de Emmanuel Guibert, ahora publicado en España
Rockdelux se expandirá también en mayo, con un nuevo número. Entretanto, el de abril está siendo distribuido pacientemente por toda la península y los archipiélagos españoles para llegar en estos días a vuestro kiosco amigo. Se despide la gran Angel Olsen:

lunes, 12 de marzo de 2018

cómics en Rockdelux marzo 2018

Portada de Rockdelux 370 (marzo 2018), fotografía de Jayne Houghton; diseño de Gemma Alberich
 ¡Nuevo Rockdelux en kioscos, nueva sección de cómic! En este número de marzo, encabezado por una portada y especial de 10 páginas dedicado a The Fall tras el reciente fallecimiento de su líder Mark E. Smith (1957-2018), el cómic sigue ocupando dos páginas, con los siguientes contenidos (resumo telegráficamente, sorry):
Sección de cómic en Rockdelux 370, diseño de Gemma Alberich (lo sientoMEEECCCpero no se amplía; la revista es impresa y se vende en kioscos)
1) Reseñas de:
Josep Palau i Fabre: La joia de viure (Males Herbes), una interesante biografía realizada por Julià Guillamon y Toni Benages i Gallard que reseña Eloy Fernández Porta, siempre dispuesto con su curiosidad infinita a investigar y difundir tebeos en los márgenes del mainstream;
Nick Cave: Mercy on Me (ECC), la biografía en cómic de Reinhard Kleist que reseña el todoterreno Alex Serrano;
Fellini en Roma (Astiberri), de Tyto Alba, reseñado por una entregada a la causa Elizabeth Casillas;
American Splendor. Los cómics de Bob y Harv (La Cúpula), nueva edición de este ya clásico que reseña el reportero más dicharachero Xavi Serra;
Estela Plateada. Poder más que cósmico (Panini), o el romanticismo pop de Dan Slott y Mike & Laura Allred, reseñado por el periodista que amaba el comic book Miguel Ángel Oeste;
Hâsib y la reina de las serpientes (Impedimenta), la versión personal de Las mil y una noches del francés David B. que reseña el infatigable Gerardo Vilches, recién regresado del GRAF Barcelona (bueno, hace una semana).

2) Entrevista exclusiva de Vicenç Batalla a Emmanuel Guibert, a propósito de la inminente edición en España de su Martha y Alan (Salamandra Graphic); Vicenç se citó grabadora en mano con Guibert en el pasado Festival de Angulema y le acompañó hasta su hotel bajo la lluvia mientras el dibujante, para mí uno de los grandes historietistas vivos del mundo, le contaba un montón de cosas acerca de su saga de Alan, sus colaboraciones con otros historietistas y sus futuros proyectos.

3) Artículo del arqueólogo pop Daniel Ausente titulado "Pantera negra en la encrucijada de los estereotipos", donde repasa velozmente pero con chicha (mandanga black de la que a él le pone) los tebeos de Pantera Negra desde su creación, 1966, by Stan Lee & Jack Kirby, y las intensas etapas sucesivas de los setenta (sudor y fantasía africana) hasta el Black Panther contemporáneo previo a la llegada reciente como guionista del periodista estrella Ta-Nehisi Coates, tebeos que Panini Cómics reeditaba hace poco con ocación del estreno del film Black Panther. Aviso que el tema no acaba aquí pero, de momento y hasta el Rockdelux de abril, os dejo con una canción de Kendrik Lamar & SZA que os sonará a todos los que os quedasteis en el cine a ver los créditos, como dios manda, de la última película de Marvel Studios. La primera hecha por afroamericanos.

domingo, 18 de febrero de 2018

cómics en Rockdelux febrero 2018

Sección de cómic en Rockdelux nº 369 (febrero 2018), diseño de Gemma Alberich
La sección de cómic en Rockdelux sigue saliendo mensualmente de manera puntual, lo que pasa es que desde septiembre yo no he podido dar cuenta de ella en este blog por unos meses de trabajo muy locos. Al grano. En el Rockdelux de febrero, el cómic ocupa dos páginas con los siguientes contenidos:

Daniel Ausente y Raúl Minchinela reseñan dos clásicos que gozan ahora de estupendas nuevas ediciones. Por un lado, Blueberry, de Charlier y Giraud, en una edición Integral de Norma que sigue escrupulosamente los tomos recientes de Dargaud y que es ya, en mi opinión, la canónica, si exceptuamos por supuesto la edición original. Y ello tanto por la fidelidad a la reproducción de la serie respecto a su primera publicación en la revista Pilote como a los valiosos textos e imágenes que se han recuperado de los archivos para prologar los tomos. Por otro, Mort Cinder (Astiberri), de Héctor G. Oesterheld y Alberto Breccia, que incluye escaneados nuevos de páginas originales y un guión inédito de Oesterheld, de quien seguramente sea este su cómic más conocido además de, por supuesto, El eternauta.

Gerardo Vilches da cuenta en su texto "Cómics expuestos" de varias exposiciones recientes sobre cómic, destacando la que el MNCARS o “Reina Sofía”, incluso simplemente “el Reina”, ha dedicado a las tiras de prensa de George Herriman, con Krazy Kat de protagonista: la primera muestra que el segundo museo más importante de España dedica al cómic per se, con un catálogo por cierto que merece la pena por la calidad de sus textos; alrededor de la misma se organizaron eventos como la conferencia que dio
en el MNCARS Art Spiegelman en diciembre, presentado por Santiago García, a la que dicho sea de paso pude escaparme para asistir (mereció la pena, con un Spiegelman muy entregado y simpático; entre el público le seguía atentamente la no menos impresionante Françoise Mouly; la rueda final de preguntas, moderada por Santiago, fue también muy disfrutable). La expo puede verse todavía, hasta el 26 de febrero, lo mismo que Historietas del tebeo. 1917-1977, hasta el 25 de febrero, una muestra colectiva que ha comisariado Toni Guiral para el Museo ABC (recomiendo igualmente el catálogo) y que recorre la mayor parte del siglo XX en el tebeo popular español, cuando aquello era una industria de masas y uno de los entretenimientos favoritos del público juvenil antes de que la televisión, el video, el ordenador e internet mataran a la estrella de las viñetas (industriales). La cantidad de dibujos y páginas originales que Toni ha recabado es ciertamente apabullante, con más de una sorpresa oculta  en las bonitas cajoneras que forman parte del montaje expositivo.

Reseñas de cómics, hay más en la sección del Rockdelux de este mes, por supuesto. Gerardo Vilches comenta Orgullo y Satisfacción. Grandes éxitos (¡Caramba!), el legado impreso que nos deja la revista digital satírica Orgullo y Satisfacción ahora que lamentablemente ha cerrado
(snif, snif). Isabel Guerrero se encarga de reseñar el segundo y último volumen dedicado a recopilar todos los tebeos de la canadiense Julie Doucet, Cómics 1994-2016 (Fulgencio Pimentel), es decir, historia del cómic alternativo, y del cómic a secas. Daniel Ausente se ocupa por su parte de Carvalho. Tatuaje (Norma), la adaptación de la novela homónima de Vázquez Montalbán que han llevado a cabo Hernán Migoya y un esplendoroso Tomeu Seguí. Y Elizabeth Casillas, nuevo "fichaje" de la sección, se encarga por su lado de reseñar un debut largo tan interesante como Piruetas (La Cúpula), de la joven tejana Tillie Walden (1996). 

Alex Serrano, sin tilde como siempre insiste, se ocupa de dos textos: una reseña de El club del divorcio (ECC), de Kazuo Kamimura, un manga "dos rombos", como lo califica, que nos permite leer en castellano una muestra del mejor manga comercial para (jóvenes) adultos que se hacía en los setenta. Además de esto, Alex aceptó mi encargo, no fácil por el espacio disponible, de elaborar un informe sobre algunas de las teleseries recientes que adaptan o se inspiran en cómics, haciendo hincapié en estos últimos para que el neófito en los tebeos pueda hacerse una idea de dónde han salido las ideas que sirven de base a esas series televisivas. El resultado es "Viñetas en serie: del cómic a la televisión", donde Alex consigue recapitular lo ocurrido entre el fenómeno Los muertos vivientes y las teleseries de superhéroes (Arrow, Daredevil, Jessica Jones, Legión y otras), trazando una guía útil de lectura para rastrear los tebeos, o etapas concretas de series de tebeos, en los que se han basado los showrunners de las respectivas teleseries. Ni siquiera se olvida de la muy reciente The End of the F***ing World, basada en el cómic honónimo de Charles Forsman (Fantagraphics, 2013; antes conocido como TEOTFW, por aquello de evitar la palabrota en portada), que por cierto se va a publicar en España a no muy tardar. Habrá más artículos como este en Rockdelux, puesto que las series televisivas basadas en tebeos no dejan de aparecer.

Para cerrar la sesión, digo sección, el "arqueólogo pulp" Daniel Ausente dedica una columna ("El héroe de las mil franquicias") a analizar con algunas ideas "mágicas" ciertamente inquietantes las resurrecciones recientes de personajes de gran éxito en el mercado europeo: del Corto Maltés de Juan Díaz Canales y Rubén Pellejero (Norma) a El hombre que mató a Lucky Luke (Kraken) de Mathieu Bonhomme. Sin olvidarse tampoco, porque la noticia llegó a tiempo antes de cerrar este número de Rockdelux (sí, sigue siendo una revista impresa y por tanto se hace el mes antes de que la veais en kioscos), del nuevo Blueberry que van a publicar Joann Sfar y Christophe Blain a finales de 2018. Y con ello cerramos el círculo respecto al comienzo de la sección, donde se comentaba el Blueberry clásico. Si queréis leerla, y yo no puedo hacer otra cosa que recomendarla, aún podéis comprar la revista en los kioscos de toda España.

---

POSDATA "BLACK". Si os apetece leer más textos magníficos sobre cómic, os recomiendo igualmente mi última lectura en internet: el sensacional artículo en dos partes que ha dedicado el mencionado Santiago García en la revista digital Canino a analizar la trayectoria de Pantera Negra desde el ya lejano 1966, año de su primera aparición en los comic books Marvel de Stan Lee y Jack Kirby, hasta el presente. Un intenso recorrido por las inquietudes afroamericanas tamizadas por la ficción superheroica, desde la violenta época de la lucha por los derechos civiles a los no menos violentos hechos que derivaron en el reciente movimiento político Black Lives Matter; su texto incluye una adenda final sobre la película Black Panther (2018). Que yo veré el próximo martes, si el dios de los tebeos (y el cine) quiere.

Parte I: "Los orígenes de Black Panther: cómo un héroe Marvel abanderó la lucha racial desde Wakanda a los Vengadores" 

Parte II: "Black Panther desde los años noventa: un superhéroe rumbo al afrofuturismo"

El Rockdelux de marzo, por cierto, también incluye un artículo sobre Pantera Negra, a cargo del no menos sensacional Daniel Ausente. En vuestro kiosco favorito en menos de dos semanas.

Portada del tomo recopilatorio La furia de la pantera (Panini), un tremendo tochazo con la Pantera Negra de los setenta; dibujo de cubierta de Gil Kane.


sábado, 23 de diciembre de 2017

Premio Nacional de Cómic | 10 años. 2007-2017

En 2017 se han cumplido diez años del primer Premio Nacional del Cómic, creado por el Ministerio de Cultura tras una iniciativa parlamentaria que defendió en el Congreso la recordada Carme Chacón (1971-2017). Con esta ocasión, el Vicerrectorado de Cultura y Deporte de la Universidad de Málaga, la Fundación General de la Universidad de Málaga —que en 2017 año celebra su vigésimo aniversario— y el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte han querido rendir homenaje al noveno arte en nuestro país con una exposición colectiva que he tenido el honor de comisariar. 

La exposición Premio Nacional de Cómic | 10 años. 2007-2017 muestra el proceso creativo de todas las obras ganadoras del Premio Nacional del Cómic durante los primeros diez años de su existencia, e incluye más de doscientos dibujos, bocetos, guiones y otros documentos de dicho proceso. La muestra cuenta, por tanto, con la participación de todos los autores y obras galardonadas con el Premio Nacional del Cómic desde su creación hasta la fecha: 2007, Max (Hechos, dichos, ocurrencias y andanzas de Bardín el Superrealista); 2008, Paco Roca (Arrugas); 2009, Felipe Hernández Cava y Bartolomé Seguí (Las serpientes ciegas); 2010, Antonio Altarriba y Kim (El arte de volar); 2011, Santiago Valenzuela (Las aventuras del Capitán Torrezno. Plaza Elíptica); 2012, Alfonso Zapico (Dublinés); 2013, Miguelanxo Prado (Ardalén); 2014, Juan Díaz Canales y Juanjo Guarnido (Blacksad: Amarillo); 2015, Santiago García y Javier Olivares (Las Meninas); 2016, Pablo Auladell (El paraíso perdido de John Milton); y 2017, Rayco Pulido (Lamia). 

Fotos de Juan Santos Jiménez
La muestra también permite leer in situ cada uno de los cómics premiados, que son, en tanto libros concebidos para su reproducción técnica, la obra artística final. Para ello se han dispuesto once sillas, una por cada obra, diseñadas expresamente para la exposición por Juan Santos Jiménez. El diseño circular de las sillas rima visualmente con el resto del planteamiento expositivo, a cargo del mencionado Juan Santos, Carlos Miranda Mas, artista plástico y profesor en la Facultad de Bellas Artes de Málaga, y de quien suscribe. El cartel, banderola y guardas del catálogo son obra de la artista visual y diseñadora Erika Pardo Skoug. También, con motivo de la exposición, se ha editado un extenso libro-catálogo (+250 páginas en cartoné, PVP 15 €, a la venta en sala) que he coordinado e incluye once entrevistas realizadas por el crítico e historiador del cómic Gerardo Vilches y otros textos (diseño gráfico del catálogo de la artista visual Hadaly Villasclaras, fotografías de las obras del artista visual Javier Artero). Asimismo, se han organizado varios eventos con la participación de artistas que menciono abajo del todo. La muestra podrá verse hasta el 13 de enero, y el catálogo podrá adquirirse también por internet depués de navidades. La hoja de sala, en castellano e inglés, puede descargarse desde aquí.

Para terminar, mi agradecimiento especial a todos los artistas participantes, sin cuya generosidad no es posible hacer nada de esto, a Kike Infame por su idea de reproducir en el catálogo la serie de viñetas realizadas por los autores galardonados Antes y después del Premio Nacional (publicadas originalmente en El Balanzín nº 12, 2016), a las editoriales que nos han cedido libros para la lectura en sala (todas las implicadas: Astiberri, BD Banda, La Cúpula, Norma, Panini y Sexto Piso España) y por supuesto a los técnicos de la organización, Lourdes Lupiáñez, del Vicerrectorado de Cultura y Deporte de la UMA, y Sergio Martín, de FGUMA. Gracias también a los responsables del Ministerio de Educación y Cultura por su implicación en esta exposición (gracias especiales al Subdirector General del Libro, Javier Pascual, y a Pepa Gutiérrez y David García) y por supuesto a Tecla Lumbreras (Vicerrectora de Cultura y Deporte de la UMA) y Diego Vera (Director General de FGUMA), por su apoyo y confianza en todo momento. Os dejo con las indicaciones sobre la exposición y el calendario de eventos relacionados con ella. Aprovecho para despedir 2017 y desearos a todos unas felices fiestas y un buen año nuevo.

Premio Nacional de Cómic | 10 años. 2007-2017
14 diciembre 2017 – 13 enero 2018
Sala de Exposiciones del Rectorado de la Universidad de Málaga
Av. de Cervantes, 2, Málaga

Horario: de lunes a sábado (excepto festivos), de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00
Visitas guiadas gratuitas: lunes y miércoles de 18:00 a 19:00 h.

Calendario de eventos:
Jueves 14 diciembre 2017 19:00 h. | Mesa redonda: Creando Premios Nacionales del Cómic. Encuentro con Javier Olivares y Santiago Valenzuela. Sala de Juntas del Rectorado de la Universidad de Málaga.

Jueves 21 enero 2017 19:00 h. | Mesa redonda: Escribiendo y dibujando Premios Nacionales del Cómic. Encuentro con Antonio Altarriba y Kim. Sala de Juntas del Rectorado de la Universidad de Málaga.

Jueves 11 enero 2018 19:00 h. | Mesa redonda: Dibujando Premios Nacionales del Cómic. Encuentro con Paco Roca y Max. Salón de Actos del Rectorado de la Universidad de Málaga.

viernes, 8 de septiembre de 2017

cómics en Rockdelux septiembre 2017

Nuevo Rockdelux en tiendas y kioscos, el de septiembre de este año que avanza lentamente a su fin (oooohhh). Entretanto, espero que hayáis pasado un buen verano. La sección de cómic de este mes de Rockdelux trae:

* entrevista (magnífica y a doble página) a Nazario, por Daniel Ausente, a propósito de la edición de Anarcoma. Obra gráfica completa (La Cúpula), libro que Ausente reseña igualmente en esta doble página.

* Reseñas de:
El cumpleaños de Kim Jong-il, de Aurélien Ducoudray y Mélanie Allag (Astiberri), una ficción basada en testimonios de norcoreanos huidos de su país, reseñado por Isabel Cortés;
—la alegoría cósmica-superheroica post-Watchmen de Omega Men, de Tom King y Barnaby Bagenda, color de Romulo Fajardo Jr. (ECC), que reseña Miguel Ángel Oeste;
El problema de las mujeres, una brillante sátira feminista a cargo de Jacky Fleming (Anagrama), reseñado por Laura Fernández;
Carmen de Mairena. Una biografía, un libro “problemático” de Carlota Juncosa  que no dejará indiferente a nadie, por complejidad y atrevimiento (Blackie Books), reseñado por una entusiasmada Mireia Pérez;
Aventuras de un oficinista japonés, de José Domingo (Astiberri), nueva edición para un libro destacado del cómic español reciente que reseña Raúl Minchinela.

* Por último, la sección incluye el artículo “La Segunda Guerra Mundial (según el manga japonés)”, un texto donde servidor recorre brevemente algunos mangas destacados que han abordado la II Guerra Mundial, bien desde la ficción con trasfondo histórico (Adolf, de Osamu Tezuka), bien desde la historia, el testimonio y la memoria (Pies descalzos. Una historia de Hiroshima, de Keiji Nakazawa), con parada destacada en Shigeru Mizuki (Operación muerte y Hitler, este último reeditado ahora por Astiberri) y Nozoe Nobuhisa, cuyo manga Trágica derrota ha sido traducido en España hace pocos meses por ECC.

Y eso es todo, amigos. El próximo mes en Rockdelux, una entrevista a una autora internacional de reciente actualidad más todas las reseñas que quepan en una doble página. Hasta entonces.

domingo, 13 de agosto de 2017

chivos expiatorios

En la tesis de René Girard, el chivo expiatorio durante la crisis de una comunidad suele ser aquel o aquellos que revelan la verdad (las razones de la rivalidad y la violencia mimética) sobre dicha crisis. Creo que Chaykin ha reunido muchas papeletas para ser chivo expiatorio con su cómic The Divided States of Hysteria. Por supuesto, él no tiene la culpa de nada. Teniendo en cuenta las cifras de venta, pocos miles de personas leerán su cómic (el primer número ha vendido poco más de 16.000 ejemplares) en un país de más de 300 millones de habitantes, un público escaso que ni siquiera incluye a todos los que lo han puesto a parir sin leerlo. Pero me temo que la "verdad incómoda" que hay en la exageración distópica de su tebeo le ha convertido en alguien ideal para ser señalado desde la comunidad del cómic como "culpable" de la violencia  real que hay en su país... por una obra de ficción. 

Enlazo con destacados una entrevista a Chaykin que se publicó hace un par de semanas (vía):

“The book was conceived in late ’15. I live in a small California town, more conservative socially and politically than would be assumed about the west coast. I spent a great deal of time in the American Midwest, going to comics shows. And it just seemed that the country I grew up in had ceased to exist. There was a divide along racial lines, generational lines, ethnic lines with no capacity for compromise under any circumstances".

“The irony is that the only criticism I’ve received from the right is the only criticism that’s come from those who have actually read the book,” he pointed out. “On the other hand, the obsessive hatred directed at me; the cynical attempt to promote one’s own product by attacking me–this comes from my side of the aisle".

 “It inflamed people who hadn’t read the book, slamming it on the basis of assumptions drawn from the image. From the start of this, I’ve been accused of Islamophobia, homophobia, transphobia, racism, and my favourite, anti-Semitism [inciso: Chaykin es judío]. I’ve covered all the major food groups. I’ve spent much of my professional life having representations mistaken for the act. Back in 1994, I did a book called Power & Glory in which I had the president of the United States tell a genuinely offensive joke, in order to convey how loathsome this guy was. I was taken to task for telling the joke. It didn’t matter that it was the character telling the joke, because it was the audience that was repelled by the character telling the joke. But this was ignored in the name of virtue indication–a concept that had no name back then, so I’m grateful to have lived long enough for it to be designated".

“I come from a longstanding left wing/liberal tradition, so I wanted to do a book that talked about the divisiveness of the culture. I actively chose not to do a book that referred to contemporary figures or that dealt with contemporary issues, because, as I said in the essay in the first issue, I assumed that Hillary was going to win, and there would be some violence from Trump supporters. I was the first voter in my polling place. I was having lunch with my wife that day and there was an eerie quiet in the street. I sat and watched the election results that night, changing channels in the hope of getting a different result. I was shocked by the election results but not surprised. It seemed to be a natural fault of this country. You sow the wind and you reap the whirlwind and that’s what’s going on. And let’s not forget the fact that there are 41% of the American people who still think he’s doing a great job".

jueves, 3 de agosto de 2017

neopuritanismo

Quería extenderme con el asunto del neopuritanismo porque cada vez me parece más serio.

He aquí otro comunicado sobre el cómic de Howard Chaykin, The Divided States of Hysteria, firmado por las autoras de Moonstruck, serie que edita Image y que la editorial ha promocionado bastante.

Algunos destacados: 
«We believe there is no story justification great enough to excuse this brutal, ignorant scene, and there is certainly nothing that could justify Chaykin’s derision of those who felt hurt by his book».  

«This cover is utterly stomach-turning and inexcusable, but we are heartened by the news that Image and Chaykin released a joint statement recanting the cover and apologizing, saying that they will not be publishing it after all. We commend them for this action».  

«There is an obvious pattern here: a pattern of sensationalizing hate crimes, a pattern of using minorities as props meant to shock white/cis people, a pattern of refusing to acknowledge the harm that these depictions do to their respective communities».
«We will do what we can to effect change within Image itself so that in the future, books like “Divided States” aren’t even considered for publication». 
«The setup that allows Chaykin’s book to exist is the same one that allows “Moonstruck” (an all-ages/YA book with tons of LGBTQ characters of color and with an all-queer, non-male core creative team) to exist, as well as the many other wonderful Image books that, like ours, may not have found a home elsewhere. It’s a double-edged sword, and it’s not fair, but it’s the truth». 
Que tebeos como el de Chaykin ni sean «considerados para publicarse». Y llaman «ignorante» a la escena de Chaykin. 


Bien, hablemos de ignorancia. Por ejemplo, sobre códigos artísticos. Hay quien habla de «maltrato animal» por representar escenas de maltrato animal... pero no se percata de que la lógica es la misma cada vez que se representa un asesinato humano en una obra de ficción: ¿desde cuándo representar un asesinato humano es asesinato o equivale a «incitar a cometerlo» en la realidad? Hay quien habla de «delitos de odio» por representar un delito de odio, o de «fetichización de minorías» por representar minorías. Por lo visto, solo si los personajes de dichas minorías se representan siempre y en todo caso de manera positiva (no vaya a ser que confundamos la ficción con la realidad; no vaya a ser que interpretemos la obra de manera incorrecta) no se las estaría fetichizando como mercancía (nota: en el cómic de Chaykin todos los personajes reciben el mismo tratamiento cínico-irónico, sean o no de minorías, aunque  estos últimos no son «accesorios» o «decorado» como se afirma en el comunicado sino personajes importantes). Por lo visto, los autores que hacen cómics políticamente correctos sobre minorías no cobran por ellos sino que los «regalan». Ah, no, que también cobran por su trabajo. Por su mercancía.  

Porque «mercancía» la hay de todos los tipos, para todo tipo de lectores y gustos. Moonstruck, a 3.99 $ cada número, ocupó en concreto la portada del catálogo Previews de mayo

Sí, todo es relativo, y hablar de las personas mediante personajes de ficción (blancos o de minorías étnicas, LGTB o no, etc.), como por otra parte solemos hacer «un poquillo», no implica explotar a personas reales o convertir a estas en mercancía. Si aceptamos el razonamiento de la fetichización de la mercancía en un caso (el de Chaykin), las autoras de Moonstruck también estarían convirtiendo a las personas LGTB o de minorías étnicas en «mercancía» de la que se «aprovechan» puesto que hacen personajes LGTB o de minorías étnicas en un cómic por el que cobran dinero (¡horror!) y que está siendo promocionado intensamente. Un cómic que va dirigido a unos lectores, y que proporciona a sus autores un capital simbólico (prestigio, etc.) pero también económico: en plata, dinero.

El argumento no tiene sentido, ni en su caso ni en el de Chaykin (en ambos se hace ficción dibujada), pero puede ser que la ignorancia también me ciegue a mí. Crear y vender tu obra artística es fabricar siempre una mercancía, aunque es una distinta a las demás mercancías (precisamente por su valor simbólico o cultural). Que esa «mercancía» esté basada en el mundo, o que aluda al mundo, no significa que sea el mundo ni, por tanto, que sustituya a este. Que es lo que significa realmente fetichizar algo en la teoría marxista. El arte es ficción, y la ficción no es realidad. Y como ficción que es, el arte tampoco tiene la obligación de mimetizar la realidad ni de ser «fiel» a ella.

Volvamos al caso Chaykin. ¿De verdad hay que discutir a estas alturas que representar no equivale a endorsement, a incitar, a hacer apología de lo que se representa? ¿De verdad que a fecha de 2017 hay que explicar el factor IRONÍA y la doble o triple codificación que puede existir en una misma imagen o texto, cuando la ironía ha sido un recurso crucial en las artes visuales modernas desde al menos las vanguardias históricas (que tienen ya un siglo), en la sátira gráfica del XIX y en la literatura de siglos previos? ¿El cómic de Chaykin es acaso «para niños» y no nos hemos enterado o es que todos los cómics tienen que ser «para todos los públicos / jóvenes adultos»? ¿Eso desde cuándo? 

Ya dije algo aquí sobre la infantilización de la que procede el cómic tradicional y de la que parece que no podemos desprendernos: las campañas públicas que condujeron al Comics Code estadounidense en 1954 partían de la misma preocupación, qué se estaba enseñando en los comic books a los chavales, porque la mayoría de sus lectores eran chavales. ¿Eso sigue siendo así en 2017? Yo diría que no. Un comic book como el de Chaykin no va dirigido a chavales sino a adultos. Exactamente igual que los cómics de Aline Kominsky, Julie Doucet o Alison Bechdel, por poner ejemplos de otras tradiciones historietísticas (el comix underground, cómic alternativo y novela gráfica de autoras). Son cómics para adultos, y como tales hablan de manera adulta a sus lectores: sin «explicar» las cosas, sin «decir» cómo debe entenderse la obra, dejando sus significados abiertos al lector, sin tener que usar todo el tiempo personajes role models que eduquen en valores. Y el arte para adultos puede implicar lenguajes «brutos», «soeces» y «provocativos» o imágenes desagradables u «ofensivas». Todo depende de para quién, claro. Pero recomiendo recuperar los viejos comix de Aline Kominsky hoy. O los alternativos de Julie Doucet. Igual más de uno se lleva una sorpresa. 

O, ya puestos, que vean esta película de 2016 de Julia Ducournau en la que (SPOILER) dos chicas blancas heterosexuales, las protagonistas, se comen a un chico gay de minoría étnica. En el medio en que se ha producido la obra, el cine, el filme ha cosechado buenas críticas y una considerable cantidad de premios. No, la película no es para «todos los públicos». Eso ya se presupone. Para los niños ya hay otras películas en las salas y plataformas digitales. Y sus estándares infantiles no se pretenden aplicar al resto del cine que se produce. Ahora imaginemos que alguien dijera: «películas como la de Julia Ducornau no deberían volver a estrenarse». Ahora imaginemos que un cineasta dijera: «películas como la de Julia Ducornau no deberían volver a estrenarse».

Entiendo también que algunos pueden descartar o banalizar el recurso de la ironía, tan querido por Chaykin, como sospecho hacen algunos de los ofendidos. Solo puedo decir ahora, para no extenderme más e ir recogiendo, que la IRONÍA es un recurso que merece ser tomado muy en serio y que dice buenas cosas de nuestra civilización, como argumentaron estudiosos como Richard Rorty, quien dedicó un libro a investigar el asunto: la ironía implica el reconocimiento de la contingencia de todas las cosas; la ironía manifiesta la duda permanente sobre lo que uno dice y sobre cómo lo dice; la ironía es antidogmática.

Pero, en fin, qué sabremos los demás (usemos la ironía también), si aquí los ofendidos (también este crítico de cómic se ha posicionado en términos similares afirmando que la famosa portada de Chaykin no debería haber llegado a imprenta, y se queda tan pancho sin darse cuenta de todo lo que eso implica si lo elevamos a categoría; en realidad la famosa portada no ha llegado a imprimirse gracias a la presión en redes sociales) llaman ignorante a Chaykin por una escena de ficción y creen saber más que él. Más que él y que toda una tradición irónica de autores (y autoras) que, de repente, ya no parecen dignos de respeto. 

Especialmente si, como es el caso de Chaykin, eres hombre y blanco.

---

(Nota: no menciono expresamente los nombres de las personas posicionadas en contra del cómic de Chaykin, como tampoco hice en posts previos, porque solo me preocupa el debate, no señalar a quienes piden la censura o afirman que hará todo lo posible para que no vuelvan a publicarse cómics que a esas personas no les gustan. Las firmas se encuentran en los enlaces. Se trata de no hacer de esto una confrontación «personal» sino un debate público civilizado que revierta en algo positivo)